Noticias de medio ambiente.

El Ártico La Atmósfera Cambio Climático Energía límpia I Portada Partners


Meade en Chile.

LAS GUERRAS DEL CLIMA

Muchos de los ecologistas que en los años 1970s o en los 1980s salieron a llamar la atención del público sobre el maltrato a la naturaleza que ejercían naciones y corporaciones se encuentran sorprendidos por la forma que ha tomado la causa que ellos ayudaron a fundar. Una irracional campaña por la "descarbonización" llevada a cabo por grupos políticos anarquistas y ecologitas anticapitalistas, en los países democráticos occidentales están poniendo en peligro la gobernabilidad y el progreso de estas naciones. Pretenden terminar con los combustibles fósiles que proveen de la necesaria energía y bienes que han permitido el progreso de la humanidad: calor, electricidad, energía, transporte, fertiliantes, son algunos de los productos extraídos del petróleo, carbón y gas natural.
La narrativa surguida de un perverso maridaje entre un motivado grupo de políticos, empresarios en busca de nuevo negocios y científicos oportunistas sostiene que el aparente calentamiento observado en el hemisferio norte, es causado por el efecto invernadero del CO2, producido por la quema de los combustibles fósiles. Han instalado el concepto de "Cambio Climático" que sería consecuencia del aumento del CO2 como explicación a casi todas las catastrofes recientes ya sean naturales o producidas por el hombre.

Vea más noticias...


En las barricadas:

LA PRÓXIMA GUERRA CULTURAL SERÁ SOBRE EL CAMBIO CLIMÁTICO

Está claro hacia dónde dirigirán su atención las brigadas de choque de los esclarecidos políticos una vez que su actual fiebre moral por el racismo haya pasado.

Por Ross Clark.

(6 Junio, 2020) Hace una semana, Andrew Willshire escribió aquí sobre cómo el grupo activista "Hope Not Hate" ha decidido que el "negacionismo" del cambio climático es ahora un “crimen de odio” (hate crime).

Otra señal de que el cambio climático se está convirtiendo en el próximo campo de batalla de los agitadores políticos esclarecidos ocurrió a comienzos de esta semana, cuando un conocido activista ambiental, Michael Shellenberger, cofundador del Breakthrough Institute, escribió un mea culpa en el sitio web de Forbes.com, titulado: “Sorry I Cried Wolf”, que se traduciría en algo así como “Perdón, era Falsa Alarma”.

"En nombre de los ambientalistas de todas partes me gustaría disculparme formalmente por la alarma climática que hemos creado en los últimos 30 años", comenzó. ‘El cambio climático está sucediendo. Pero no es el fin del mundo. Ni siquiera es nuestro problema ambiental más grave".

Shellenberger, que ha estado haciendo campaña contra la destrucción de la selva tropical desde los 16 años, no ha renunciado a sus objetivos. Por el contrario, esa es la razón por la que ha cambiado de opinión.

Anteriormente, trabajó como defensor de las energías renovables, convenciendo a la administración de Obama para que invirtiera $ 90 mil millones (£ 72 mil millones) en energías renovables, dice. Pero ahora ha cambiado de opinión.

Ha calculado que en la actualidad, el 0,5 por ciento de la tierra en la Tierra se usa para la producción de energía.

Sin embargo, si el mundo cambiara al 100 por ciento por energías renovables, tendríamos que usar el 50 por ciento de toda la tierra en la Tierra para parques eólicos, parques solares, biocombustibles en crecimiento o plantaciones forestales para alimentar a las centrales eléctricas de leña, etc.

La devastación que esto causaría lo llevó a la conclusión de que si vamos a reducir las emisiones de carbono, la única forma práctica es a través de la energía nuclear.

Ahora, uno puede o no estar de acuerdo con esa conclusión. Personalmente, tengo serias dudas sobre el uso de la fisión nuclear para satisfacer las necesidades energéticas del mundo, dada la devastación económica que otro Chernobyl o Fukushima traería a un país densamente poblado.

La fusión nuclear, si pudiéramos hacer que funcione a escala comercial, sería una historia diferente, aunque todo el mundo ha estado prometiendo eso durante el último medio siglo, y hay un límite para la cantidad de miles de millones que pueden arrojarse a la tecnología en el mundo con la esperanza de un avance.

De todos modos, eso está por verse. Lo que sin duda es cierto es que las futuras necesidades energéticas del mundo, y el alcance del daño causado al clima por las emisiones de carbono causadas por el hombre, son áreas de debate legítimo.

Si no está de acuerdo con Shellenberger, tiene todo el derecho de hacerlo. Pero, por supuesto, no es así como funciona la política de los activistas climáticos.

Su objetivo actualmente no es enfrentarse con sus opositores políticos, sino intentar sacarlos de la escena, tratar de deslegitimar sus opiniones al encasillarlos en un sector de la extrema derecha de la que el público necesita ser protegido.

"Sé que los hechos mencionados sonarán como" negacionistas climáticos "para muchas personas", escribió Shellenberger proféticamente en su artículo de Forbes. Donde más pronto que tarde la censura esclarecedora lo alcanzó y su artículo fue retirado de Forbes.

Un periodista estadounidense que intentó averiguar la razón, recibió sólo la siguiente declaración: ‘Forbes requiere que sus colaboradores se adhieran a estrictas pautas editoriales. Esta historia no siguió esas pautas y fue eliminada".

No es difícil de entender: algún grupo de alarmistas climáticos influyente decidieron que Shellenberger es inconveniente para su causa y buscaron cancelarlo quejándose en el sitio web de Forbes, y el sitio web cedió.

Afortunadamente, Shellenberger ha vuelto a publicar su artículo, por lo que aún puede leerlo aquí, y juzgue por sí mismo qué "pautas editoriales" Forbes consideró que viola (después de aceptarlo inicialmente para su publicación).

El intento de clasificar el "negacionismo" del cambio climático como un crimen de odio ha estado pasando desde hace bastante tiempo. El uso mismo de la palabra "negación" es un intento de poner a cualquiera escéptico del alarmismo climático en el mismo casillero que los negadores del holocausto judío.

A propósito, recientemente escribí una novela, The Denial, acerca de un meteorólogo que se enfada con los activistas climáticos porque valora la observación sobre las predicciones alarmistas.

Pretendía ser una sátira ambientada en el futuro cercano, pero para cuando se publique en septiembre, parece que podría convertirse en una sátira del presente.


Lea su artmículo en español.





Contáctenos

El editor y responsable de estas páginas
es el escritor científico Jorge Ianiszewski R.

Derechos Reservados, 2020
 

Ir al Inicio de la página



1 2